jueves, 30 de septiembre de 2010

Ya no se puede...

Ya no se puede seguir siendo persona promedio. Y a fin de cuentas, ¿qué es una persona promedio? Alguien conformista, que pasa por el mundo jugando a que existe y a que no existe, alguien que simplemente no cambia, no deja huella, no inspira.

Soñemos, luchemos, cambiemos. Busquemos casualidades, provoquemos casualidades, gritémosle al mundo que no nos interesa, que no vamos a caer en su juego, que vamos a crear una realidad alterna en la que si podemos ser felices. Rebelémonos.



¿Para qué vivir siguiendo estereotipos? Si querés amar, ama. Si querés luchar, lucha. Si querés volar, en algún momento encontrarás la forma de hacerlo.

Muchas veces lo realmente importante es ponerte en camino.

Tira de Perro, Gato y Ardilla, un blog que anda por ahí...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada