miércoles, 20 de octubre de 2010

Ex...

Octubre, como siempre, es un mes curioso. Éste, para no ser la excepción, me tuvo encerrada durante una semana en una versión bizarra del famoso Cuento de Navidad de Dickens, algo así como aquella película (realmente mala) que se llama Los Fantasmas de mis Ex, si mal no recuerdo.

El lunes me puse de acuerdo para salir con mi primer novio (típico amor de colegio), y por tanto primer ex-novio (sip, ya ha pasado bastante tiempo...) Fue divertido verlo y verme ya como "personas grandes". Lo que si resultó realmente aburrido fue no encontrar temas en común, pero gracias a eso recordé que todo cambia y por eso no hay que aferrarse al pasado. Para mí el pasado es un punto de referencia al cual no puedo regresar, sería una pesadilla regresar. La gente, la situación, yo misma, todo cambia a cada minuto, es parte de la magia de seguir caminando.

El jueves en la mañana choqué con otro ex, de otra época, de inicios de la U. Juro que hice todo lo que estuvo a mi alcance para evitarlo, es la única persona que me saca de base y a quien no sé muy bien como tratar. Fue una relación "perfecta" pero que nació muerta, que simplemente no debió ser. En ése encuentro fugaz disfruté haber superado la etapa. En muchas ocasiones luchamos mucho por cerrar un ciclo, y cuando lo logramos cerramos el libro y le queremos prender fuego. No. Hay que disfrutar cerrar el ciclo, aprender a ver el pasado con amor, con la certeza de que algo aprendiste y en algo te ayudó, pero que ya no forma parte de tu presente. A poner el libro en un estante para poderlo ver y disfrutar.

Y el sábado pasé la tarde pensando en quién carajos será mi futuro novio, y me enteré de que es lo que menos me importa. Lo que realmente me interesa es descifrar qué es lo que quiero encontrar, porque considero que eso dirá mucho de lo que soy ahora... Y me interesa saber qué verá él en mí, porque es lo que reflejo al mundo. Pero eso será otro comentario :P

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada