viernes, 8 de abril de 2011

Sobre.. Virus


Virus, Troyanos, Gusanos



En definición, los virus informáticos son pequeños programas de software diseñados para propagarse de un equipo a otro y para interferir en el funcionamiento del equipo. Un virus puede dañar o eliminar datos del equipo, usar el programa de correo electrónico para propagarse a otros equipos o incluso borrar todo el contenido del disco duro.

Los virus se propagan más fácilmente mediante datos adjuntos incluidos en mensajes de correo electrónico o de mensajería instantánea. Por este motivo es fundamental no abrir nunca los datos adjuntos de correo electrónico a menos que sepa de quién proceden y los esté esperando.

Los virus se pueden disfrazar como datos adjuntos de imágenes divertidas, tarjetas de felicitación o archivos de audio y vídeo. Los virus también se propagan como descargas en Internet. Se pueden ocultar en software ilícito u otros archivos o programas que puede descargar.

Debemos proteger nuestros ordenadores de sus ataques con programas antivirus. Programas que deben renovarse continuamente como hacen los propios virus y sus mutaciones, en una espiral que no se sabe bien dónde acabará.

¿Pero cuándo y cómo empezó todo este rollo de los virus, gusanos, troyanos y demás "virulos" informáticos?

En 1949, el informático John von Beumann publicó un artículo titulado Teoría y organización de autómatas complejos en el que afirmaba que un programa informático podía reproducirse. Recogiendo esa idea, algunos empleados de los Laboratorios Bell Computers (H. Douglas Mellory, Robert Morris, Victor Vysottsky y Ken Thompson) concibieron un juego (al que llamaron Core Wars) en el que dos programadores concebían programas autoreplicantes, que introducían en el ordenador del contrincante. No quedaba más que sentarse a observar cómo estas unidades de soporte lógico competían por tomar más rápidamente el control del ordenador. El programa que antes ocupara toda la memoria RAM era el vencedor.

En 1972 hizo su aparición Creeper, el primer virus reconocido como tal aunque no se le llamara todavía virus. Atacó a una máquina IBM Serie 360. Este programa presentaba periódicamente en la pantalla el mensaje: "I’m a creeper… catch me if you can!" (¡Soy una enredadera… agárrame si puedes!). Para eliminar este problema se creó el primer programa antivirus denominado Reaper (cortadora).

En 1986, el informático Fred Cohen acuñó el término virus informático y dió la primera definición matemática rigurosa del término en su tesis doctoral. Algo así como: "un programa capaz de infectar otros programas modificándolos para insertar una versión de sí mismo, tal vez incluso modernizada".

El 2 de noviembre de 1988, un estudiante universitario llamado Robert T. Morris soltó el infame Morris Worm (también conocido como Gusano de Internet), el primer ejemplar de malware auto replicable que afectó a Internet. Durante unas horas, aproximadamente el 10% de todas las máquinas de Internet se vieron afectadas por él.

Los virus suelen reemplazar archivos ejecutables por otros infectados con su código con la finalidad intencionada de destruir datos de un ordenador. Aunque también hay otros que solo se caracterizan por ser molestos. Son los gusanos los que tienen la capacidad de replicación. Suelen ser muy nocivos porque algunos contienen además una carga dañina para el ordenador como el virus. Los troyanos se presentan al usuario como un programa aparentemente legítimo e inofensivo pero al ejecutarlo ocasiona daño, normalmente crean una puerta traseda que permite la administración remota a un usuario no autorizado.


A la hora de hablar de virus de ordenador la mayoría de la gente se refiere equivocadamente a los gusanos y a los caballos de Troya como si fueran virus.

Aunque los términos troyano, gusano y virus se utilizan a menudo alternativamente, no son iguales. Los virus, los gusanos y los caballos de Troya son todos programas malévolos que pueden causar daño a tu ordenador, pero hay diferencias entre los tres, y saber esas diferencias puede ayudarte a proteger mejor tu ordenador contra sus efectos, a menudo, muy perjudiciales.

Worm o Gusano

Un worm o gusano informático es similar a un virus por su diseño, y es considerado una subclase de virus. Los gusanos informáticos se propagan de ordenador a ordenador, pero a diferencia de un virus, tiene la capacidad a propagarse sin la ayuda de una persona. Un gusano informático se aprovecha de un archivo o de características de transporte de tu sistema, para viajar.

Lo más peligroso de los worms o gusanos informáticos es su capacidad para replicarse en tu sistema, por lo que tu ordenador podría enviar cientos o miles de copias de sí mismo, creando un efecto devastador enorme. Un ejemplo sería el envío de una copia de sí mismo a cada uno de los contactos de tu libreta de direcciones de tu programa de email. Entonces, el gusano se replica y se envía a cada uno de los contactos de la libreta de direcciones de cada uno de los receptores, y así continuamente.

Debido a la naturaleza de copiado de un gusano informático y de su capacidad de viajar a través de redes el resultado final, en la mayoría de los casos, es que el gusano consume demasiada memoria de sistema (o anchura de banda de la red), haciendo que los servidores y los ordenadores individuales dejen de responder.


Troyanos

Un troyano informático, caballo de Troya o Trojan Horse está tan lleno de artimañas como lo estaba el mitológico caballo de Troya del que se ha tomado el nombre. A primera vista el troyano parece ser un programa útil, pero en realidad hará daño una vez instalado o ejecutado en tu ordenador. Los que reciben un troyano normalmente son engañados a abrirlos porque creen que han recibido un programa legítimo o archivos de procedencia segura.
Cuando se activa un troyano en tu ordenador, los resultados pueden variar. Algunos troyanos se diseñan para ser más molestos que malévolos (como cambiar tu escritorio agregando iconos de escritorio activos tontos), mientras que otros pueden causar daño serio, suprimiendo archivos y destruyendo información de tu sistema.

También se conoce a los troyanos por crear puertas traseras o backdoors en tu ordenador permitiendo el acceso de usuarios malévolo a tu sistema, accediendo a tu información confidencial o personal. A diferencia de los virus y gusanos, los troyanos ni se auto replican ni se reproducen infectando otros archivos.


Lo Que No Es Un Virus

Muchas personas confunden algunos problemas de la computadora como si tratase de algún tipo de virus. Éstos problemas no son causados por los virus:

- Problemas de hardware. No existen virus que puedan dañar el hardware físicamente.

- El ordenador produce un pitido al ponerlo en marcha y en la pantalla no aparece nada. La mayoría de las veces esto se debe a un problema de hardware durante el proceso de arranque.

- El ordenador no registra parte de la memoria convencional. Esto puede ser por causa de un virus, pero no es seguro, ya que algunos controladores del ordenador pueden estar utilizando parte de esta memoria.

- Con dos programas antivirus instalados, uno detecta un virus y el otro no. Puede tratarse de un virus, pero también puede ser que uno de los programas antivirus detecte al otro programa en la memoria.

- Macros. Al abrir un documento de Microsoft Word te sale un aviso de que un documento contiene macros. Las macros no tienen porqué ser virus.

- No puedes abrir un archivo. Si no tienes problemas abriendo otros archivos, puede ser que el archivo que no puedes abrir esté dañado.

- La etiqueta de un disco duro ha cambiado. Las etiquetas de disco duro pueden cambiarse mediante el comando Label de DOS o desde Windows y no tiene porqué deberse a un virus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada